¿Percibimos el mundo tal como es?


El vínculo con el mundo exterior e interior ocurre a través de estructuras neurales especializadas: nuestros receptores sensoriales. Cuando hablamos de percepción consciente con respecto a lo que percibimos del mundo exterior ¿es una realidad o una “creación” que resulta como consecuencia de las características de nuestros órganos sensoriales?

Para contestar a esta cuestión, es imprescindible, primero, conocer cómo funcionan nuestros sistemas sensoriales.

Percibimos el mundo a través de los sistemas sensoriales, los cuales nos transmiten información del exterior (e interior) del organismo de 4 tipos:

  • Información de modo: la cual nos dice el “qué”. Qué es lo que está ocurriendo. Esta información depende del tipo de estímulo concreto y del receptor activado, es decir, de la naturaleza de la energía transmitida.
  • Información de la localización: nos indica el “dónde”. Dónde está ocurriendo. Esto lo obtenemos conociendo cuales son los receptores que han sido activados, dentro de todo el grupo de receptores disponibles.
  • Información de la intensidad: nos indica el “cuánto”. En qué cantidad está ocurriendo. Dependiendo del total de energía que se haya liberado al sistema receptor tendremos una mayor o menor percepción de intensidad.
  • Información de la duración: nos indica el “por cuanto tiempo”. Cuánto dura el estímulo. Viene definido por la diferencia entre el momento en el que empieza y el momento en el que termina.

Sigue leyendo

Anuncios