Agua líquida en una luna de Júpiter


Se ha encontrado agua en Júpiter, concretamente en una de las lunas de este planeta. Y lo que es más importante, se trata de agua líquida. Así como en otros planetas o satélites ha habido indicios de la existencia de agua, pero siempre en estado sólido, en este caso se ha detectado agua en estado líquido. El descubrimiento ha sido llevado a cabo por científicos de la Universidad de Texas (Austin – EEUU). En la publicación que han emitido en la revista Nature, dicen que el hallazgo se trata de un cuerpo de agua líquida de una extensión similar a la de los Grandes Lagos en América del Norte, y que se encuentra dentro de la corteza del satélite “Europa” en la órbita de Júpiter. Sigue leyendo

¿Por qué hay pájaros que se sumergen en el agua y al salir pueden volar sin problemas?


Bueno, esta es una pregunta que he contestado muchas veces. Todos hemos visto alguna vez algún ave cerca de la costa marítima, revoloteando de manera circular en busca de alguna presa. De tanto en tanto se dejan caer en picado, tratando de capturar algún pez y posteriormente salen del agua como si nada y continúan volando. Obviamente con unas alas mojadas el volar es muy difícil, o prácticamente imposible en muchos casos. ¿Cómo lo hacen entonces?

Pues bien, si miráis la imagen seguro que también os es familiar. Seguro que habéis visto alguna gaviota “hurgándose” bajo las alas con el pico constantemente. Todo esto está relacionado. Las aves poseen una glándula situada detrás de las alas, o más bien cerca de la base de la cola, llamada glándula uropigial (o uropígea). Esta glándula segrega una sustancia similar a la cera que las aves utilizan para impermeabilizar sus alas. De forma instintiva cogen esa cera con el pico y la distribuyen por su plumaje, de esta forma pueden sumergirse bajo el mar unos segundos y salir con las alas prácticamente secas, permitiéndoles alzar el vuelo sin ningún tipo de problema. A nivel más específico, el contenido de esta cera lleva unas sustancias orgánicas llamadas uropigioles que son hidrofóbicos y ayudan aún más a ese aislamiento acuático.

Como último apunte decir que no todas las aves disponen de este tipo de glándula, por ejemplo el avestruz carece de ella.