¿Qué es esa cosa llamada ciencia?

¿Qué es esa cosa llamada ciencia?“, es el título de un libro escrito por Alan F. Chalmers en 1999 y que además fue el que utilizamos en la asignatura “Filosofía de la Ciencia” allá por el año 2002 cuando cursaba mis estudios de Ingeniero. Se trata de una buena obra, una obra de filosofía, filosofía de la ciencia para ser exactos. A lo largo del libro se aborda la pregunta que le da título, y lo que puede parecer una sencilla pregunta, al adentrarnos en el tema y en las diferentes corrientes de pensamiento, vemos que se torna mucho más complicada. El libro hace un repaso por las teorías más relevantes en la materia y sus autores: Inductivismo, Falsacionismo (Popper), Teoría de los paradigmas (Kuhn), los programas de investigación (Lakatos), el anarquismo científico de Feyerabend, etc. Autores que yo casi consideraría más como sociólogos de la ciencia que como filósofos, ya que dedicaron más tiempo a comprender y explicar el comportamiento de la comunidad científica que a otra cosa.

510006

Este libro lleva 11 años en mi estantería. Bueno, en las estanterías de cada uno de los lugares donde he ido viviendo desde entonces. Y recientemente lo he desempolvado para responder a las siguientes preguntas que me plantearon y cuya respuesta voy a compartir aquí con vosotros:

  • ¿Qué es la ciencia? ¿Qué diferencia a la ciencia de otras actividades humanas?
  • ¿Existe progreso en el conocimiento científico?
  • ¿Cuál es o debe ser el objetivo de la ciencia?
  • ¿La adquisición del conocimiento científico es un proceso completamente racional?

Comenzamos:

¿Qué es la ciencia? ¿Qué diferencia a la ciencia de otras actividades humanas?

Según la RAE la ciencia es: “el conjunto de conocimientos obtenidos mediante observación y razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales”. Esta es la definición oficial, pero la pregunta se vuelve más compleja si nos adentramos en la filosofía de la ciencia, lo cual puede generarnos más dudas que soluciones a la cuestión. Personalmente creo que la ciencia es la mejor aproximación a la obtención de saber sobre el mundo que nos rodea que los seres humanos podemos tener, con sus imperfecciones.

El primer factor diferenciador entre la ciencia y la gran mayoría de actividades humanas podríamos decir que es su objetivo: el de la obtención de conocimiento sobre el medio. Una vez aplicamos este criterio nos quedarían, según mi punto de vista 3 actividades humanas con dicho propósito: a) la ciencia, b) la metafísica, c) la religión. Lo cual me recuerda la famosa analogía del gato negro:

tumblr_m917stMZbr1qharjqo1_1280

Las tres disciplinas que he rescatado tras el filtro anterior realmente han ido ligadas históricamente, desde los primeros pensadores presocráticos, y destacando a Descartes que en “El discurso del método” y  “Meditaciones Metafísicas” trata de establecer las verdades Universales en todos estos campos. Pero es necesario aplicar otro criterio que nos diferencie a la ciencia de la religión y la filosofía/metafísica, y este es el de la forma de obtención del conocimiento. La religión no hace uso de la razón, cualquier evidencia en contra de sus principios es obviada y tampoco aporta evidencias que los avalen. Por otro lado, la metafísica no hace uso del empirismo, basándose en la razón pura (tema tratado en la gran obra de Kantcrítica de la razón pura”). Sin embargo, la ciencia, bajo mi punto de vista, hace uso de ambas partes, del empirismo necesario para generar teorías y del raciocinio que se requiere a la hora de extraer el conocimiento útil, enmarcar esas teorías como leyes y generar predicciones.

¿Existe progreso en el conocimiento científico?

Mi opinión es que sí, existe progreso. Es cierto que a lo largo de la historia las teorías científicas son descartadas y sustituídas por otras y los cambios de paradigma parecen indicar que la ciencia estaba equivocada, no obstante, por muy grande que sea el cambio de paradigma, generalmente suele ser una mejor explicación a fenómenos que ya eran explicados anteriormente de una forma menos precisa. En este caso estoy de acuerdo con Popper en el hecho de que la ciencia es como una red que trata de atrapar la realidad, y esa red cada vez es más fina, siendo capaz de explicar lo que nos rodea con un mayor detalle y exactitud.

Es innegable que cada vez la edad de mortalidad de la población es mayor por los progresos que nos aportan ciencias como la medicina, así mismo hoy en día somos capaces de explicar fenómenos como las tormentas o las mareas, anteriormente explicadas mediante la acción de dioses en las antiguas religiones, por ejemplo Thor o Neptuno (el ser humano necesita explicación para todo por su propia naturaleza, y es la ciencia la que progresa y arrebata esas explicaciones a la religión).

¿Cuál es o debe ser el objetivo de la ciencia?

El objetivo de la ciencia es, y debe ser, la obtención de conocimiento. Es el mismo objetivo que tienen –como mencionamos anteriormente- la filosofía y la religión. Debe dar explicación a los fenómenos que nos rodean y tratar de resolver las preguntas que desde siempre el ser humano se ha planteado, eso sí, cada vez son más concretas y especializadas.

Por otro lado la ciencia también tiene sus aportes en la mejora de la calidad de vida del ser humano con sus aplicaciones tecnológicas. Pero, pese a ser Ingeniero, a mí personalmente esto me resulta algo tangencial a la ciencia en sí.

¿La adquisición del conocimiento científico es un proceso completamente racional?

Absolutamente no. La ciencia requiere de empirismo y experimentación. Si únicamente utilizásemos la razón sólo alcanzaríamos pseudoconocimiento tautológico (permitaséme volver a nombrar a Descartes y su “pienso luego existo” como ejemplo). Es cierto que la inclusión del empirismo en la generación del conocimiento implica aceptar cierto error debido a las limitaciones de nuestros sistemas sensoriales y a su facilidad de ser engañados, pero eso es algo inherente al ser humano y de lo que no podemos escapar, por lo que cualquier conocimiento que obtengamos debemos aceptar que tiene las limitaciones que nos son propias. No podemos escapar de argumentos escépticos fuertes  del tipo de “la hipótesis del genio maligno” o “el cerebro en la cubeta”, pero superando esto hemos de ser capaces de aceptar que las armas con las que contamos para entender la realidad son las que son y nos vemos limitados, no sólo por nuestros sentidos, sino por nuestras emociones también, capaces de alterar nuestra percepción y raciocinio e influenciadas por el momento histórico/social/personal. No obstante la ciencia trata de minimizar estas posibles trabas mediante normas dentro de su comunidad como pueden ser: la exigencia de reproducibilidad de los experimentos, la revisión por pares, etc…

Para terminar decir que obviamente la ciencia también requiere de razón, quizás más de la que Hume consideraba necesaria. Por lo tanto, según mi opinión: empirismo y razón son absolutamente necesarios para la generación de conocimiento científico.

PD: En este post reflejo mi visión. Es tan discutible como cualquier otra. Agradezco aportes al respecto y/o críticas. Y mi agradecimiento en concreto a Paulo Hernández.

Anuncios

21 pensamientos en “¿Qué es esa cosa llamada ciencia?

  1. Pingback: Que es la Ciencia

  2. Pingback: ¿Qué es esa cosa llamada ciencia?

  3. No conocía la “analogía del gato negro”, que me parece no solo excesivamente simplista sino bastante errada.

    La filosofía no es estar en un cuarto oscuro buscando un gato negro. Si la ciencia es como estar en un cuarto oscuro buscando el gato con una linterna, la filosofía se encargaría de plantearse cual ses el método más eficaz para usar la linterna, se plantearía si buscar el gato es necesario o no, especularía sobre la existencia o no de ese gato hasta que fuera encontrado, si es ético usar la linterna, nuestra relación con el gato o su ausencia… es decir, la filosofía se plantea cosas que la ciencia no toca: como la ética, el método y el sentido de nuestras acciones.

    En cuanto a la metafísica, que la separa de la filosofía como si no fuera una disciplina filosófica no se muy bien por qué, tampoco es la búsqueda de un gato negro que no está, sino que habla de lo que no se puede percibir con los sentídos físicos, pues existe una rama del pensamiento humano que considera que la realidad va más allá de lo que percibimos con los sentidos y que solo puede ser contactado con la razón, si es que puede contactarse. Trata de la esencia del ser como la base del pensamiento, de la existencia de la inteligencia pura desvinculada de toda manifestación física. Es la búsqueda del sentido del porqué más que del cómo. Las clasicas preguntas de ¿quienes somos? ¿a donde vamos? ¿que propósito tiene la vida?

    En cuanto a la teología es un discurso filosófico congelado que se transforma en dogma. Es la única que acierta un poco pues sería alguien que afirma que hay un gato y unas antiguas escrituras que explican en qué consiste ese gato y como tenemos que relacionarnos con él… aunque el gato lleve muerto más de 2.000 años.

    En cuanto a la ciencia, sí, sería el que busca al gato con la linterna. ¿Y por qué lo busca? Porque antes alguien se ha preguntado si ese gato está o no y si vale la pena buscarlo. Esa parte es filosofía. Una vez emprendíada empíricamente la búsqueda del gato podríamos finalmente ya hablar de ciencia, que es hija precisamente de una (en realidad de varias) corriente filosóficas.

    Una pena, esperaba un artículo con un poco más de chicha, pero veo los tópicos de siempre de los cientificistas que parecen ignorar de donde viene la disciplina que tanto aman. Igualmente voto positivo por el debate que pudiera generar.

    • Hola ailian, en primer lugar muchas gracias por tu aporte.

      A mí la analogía del gato negro me gustó bastante, pero es cierto que es muy simplista, reduce mucho el concepto de ciencia y reduce muchísimo el concepto de filosofía, ya que hay muchos tipos de filosofía y orientado a cosas muy diferentes, pero en este caso la analogía va orientada a los aportes en obtención de conocimiento sobre el medio.

      Respecto a la metafísica, evidentemente es una rama de la filosofía (de las muchas que existen, como he comentado antes), pero con unas características muy particulares. En tu comentario describes muy bien lo que es la metafísica, pero para efectos prácticos, y de nuevo con la orientación que tiene esta analogía, creo que sí podríamos considerarla como buscar el gato que no está allí.

      Gracias de nuevo por el comentario, y lamento no haber cubierto las expectativas con este artículo, reconozco que es bastante escueto y algo simplista, pero respondía a unas circunstancias concretas. Si fisgoneas el blog verás que sí suelo entrar mas al detalle, al trapo y a la generación de debate, y lo seguiré haciendo en un futuro con, entre otros temas, los de filosofía de la ciencia.

      Un saludo.

  4. ‘La religión no hace uso de la razón, cualquier evidencia en contra de sus principios es obviada y tampoco aporta evidencias que los avalen”. Hagamos un poco de repaso de historia. Además:”En el principio fue el logos” (palabra o entendimiento, razón). Y luego, la raíz de teología y su relación con los poetas. De lo que leí de tu texto, creo que hacen faltas lecturas metafísicas, más haciendo esa analogía del gato que no está y rozando algún que otro tópico. Si me dicen que la metafísica es buscar un gato que no está, tachar de cientifista sería lo adecuado: si la ciencia no resuelve los problemas, la metafísica tampoco, la metafísica busca gatos donde no hay.

  5. Hola Aníbal, está bueno el artículo por lo que plantea: filosofía de la ciencia. En el blog de “cuentos cuánticos” hay una sección donde desarrollan más extensamente la propuesta de Chalmers, entiendo que la escribe Filotecnóloga, merece un repaso.

    Sobre lo tuyo… Dices: “la ciencia es la mejor aproximación a la obtención de saber sobre el mundo que nos rodea que los seres humanos podemos tener” Este “mundo que nos rodea” ¿incluye también al ser humano? ¿hasta qué punto estamos implicados?
    Hablas también del “objetivo” de la ciencia: “obtención de conocimiento sobre el medio”; pero ¿qué es el medio, de qué naturaleza? ¿es sustancia, esencia, proceso?

    De la analogía del gato se desprende que no son equiparables metafísica y filosofía. La segunda busca establecer la naturaleza de lo que “es”, la primera busca algo anterior o posterior al “ser”. De aquí que la filosofía se encuentre más cercana a la ciencia que la metafísica o la religión. Por otro lado, tanto en la filosofía como en la ciencia se puede -debe- observar y teorizar (aunque se pueda también hacer a la inversa). El hecho de que la cuántica admita ‘interpretaciones’ me parece bastante significativo para ver la importancia -¿urgencia?- del debate filosófico en la ciencia. ¿Estamos “listos” para aceptar -por ejemplo- un universo ‘pixelado’? ¿Cómo comprender un universo de 11 dimensiones? ¿o la espeluznante acción a distancia del entrelazamiento, etc.?

    Sobre el progreso del conocimiento científico es evidente que sí, el conocimiento progresa. La cuestión es si este progreso está al servicio del progreso del ser humano. El tema de la tecnología y la “mejora de la calidad de vida” es debatible, pero habría que entrar de lleno en filosofía.

    Finalmente, ha sido un gusto encontrar tu blog.
    Saludos y éxitos.

    • Hola, un placer leer tu comentario.

      Desconocía el artículo sobre Chalmers en Cuentos Cuánticos, le echaré un ojo. Comparto con Filotecnóloga varias plataformas de divulgación, por lo que será un placer leerla de nuevo.

      Respecto a tus comentarios sobre mi texto. Cuando hablo de conocer el medio, por supuesto me refiero también a conocer al propio ser humano, de ahí ciencias como la medicina, la neurología, psicología, etc.

      El medio, de qué naturaleza es… Pues como bien dices es algo físico (sustancia o materia), es energía, son leyes (gravedad, magnetismo), etc… Esta realidad esta compuesta por diferentes factores. Y la cosa se complica cuando cambiamos el orden de magnitud y tratamos de tener visiones de las cosas macro y micro (física cuántica, astrofísica…). Pero ahí está lo bonito de la búsqueda del conocimiento. Es un proceso tan tremendamente complejo…

      En cuanto a lo que comentas sobre la analogía del gato negro. La metafísica es aquello que “va más allá de la física”, es decir, más allá de lo perceptible. No únicamente lo anterior o posterior al ser, sino lo inherente al ser que no es perceptible, e incluso aquello ajeno al ser que tampoco lo es.

      Me parecen muy interesantes tus reflexiones sobre toda la teoría cuántica, y coincido en que es necesario un debate filosófico al respecto, puede que como decía Khun un cambio de paradigma se esté acercando. Quizás en épocas geocentristas les resultase tan incomprensible y difícil de asimilar que la tierra girase alrededor del sol como a nosotros ahora mismo que un electrón pueda estar en dos lugares a la vez.

      Muchísimas gracias de nuevo por tu comentario y el placer es mío. Cuando quieras estás invitado por aquí ;)

      Un saludo.

  6. Pues por aquí sigo, gracias…
    Comparto un breve análisis de Daniel Manzano, en relación a las cuestiones filosóficas de la cuántica (http://mappingignorance.org/2013/01/21/the-ongoing-debate-on-the-foundations-of-quantum-mechanics/); está basado en una encuesta realizada en la conferencia “Física Cuántica y la naturaleza de la realidad” (julio, 2011).
    Llama la atención que apenas un 12% de los encuestados (físicos, matemáticos y filósofos) dice no preferir una interpretación particular de la cuántica, y sin embargo un 58% declara que la interpretación que se da depende del “prejuicio filosófico personal” de quien la interpreta. Irónico, como la famosa frase de Einstein “es más fácil destruir un átomo que un prejuicio”, mientras él mismo se resistía al paradigma cuántico por aferrarse a la idea de un universo determinista.
    Hoy, la idea de un determinismo no observable (variables ocultas) parece descartada, me pregunto si será por la incapacidad nuestra para observarlas, porque la aleatoriedad es realmente parte fundamental del universo, o inventamos el azar para ‘justificar’ lo que no podemos comprender. Debo ser muy estrecho, pero a mí el razonamiento y el ‘azar’ no me dan para comprender a la hemeroplanes triptolemus. Bueno, ya divagué!

    Saludos.

    • Hola de nuevo, me ha resultado muy interesante el enlace de Daniel Manzano que has sugerido.

      Yo tengo un fuerte sentimiento determinista, desde siempre. Disfruto mucho leyendo a Schopenhauer e incluso extrapolo ese determinismo clásico a demasiadas cosas. Considero que nuestras limitaciones nos impiden apreciar todas las relaciones causa-efecto hasta límites que no sospechamos.

      Respecto a la física cuántica, es complicado… Porque este cambio de paradigma puede que no deje lugar al determinismo, como muestra la encuesta, pero… ¿entonces que nos queda?. ¿El caos?. ¿La incomprensibilidad? (aceptando nuestras limitaciones humanas). ¿O simplemente un nuevo concepto de determinismo? Determinismo cuántico (conceptos aparentemente irreconciliables… ¡Pero es que me niego a dejar mi determinismo a un lado!

      Lo que está claro es que la filosofía tiene un papel importante en la interpretación de la física cuántica. A ver como evoluciona el conocimiento en este campo…

      Un placer leerte de nuevo y agradezco el aporte.

      Un saludo.

      • Quizás lo que el paradigma cuántico plantea es un determinismo determinable por nosotros mismos, algo así como que la aleatoriedad de lo observado radica en nuestro accionar al observar; dejando a ambos (determinismo y albedrío) en nuestras manos, para que asumamos nuestra responsabilidad en el universo. Después de todo, hasta donde sabemos, no somos más que partículas dentro de un pequeño punto azul en un vastísimo universo que ha evolucionado hasta poder observarse, teorizar y construirse a sí mismo. Este, creo, sería el objetivo de una nueva filosofía; no tanto apoyar a la ciencia para robustecer la lógica y ‘combatir’ lo irracional, sino partir de lo racional para comprender lo paradójico.
        Saludos.

  7. Muy interesante el artículo… pero lo cierto es que aun así, refleja uno de los grandes dogmas de la historia de occidente: la preeminencia del objeto frente al sujeto de conocimiento. Desde luego para conocer el objeto nada mejor que la ciencia, y en ese caso, la analogía del gato negro está muy bien… La teología puede ser también un saber racional, pero en ese caso se parece tanto tanto a la filosofía metafísica tradicional, que no hay diferencias entre ambas. Y la teología como discurso legitimador de la clase privilegiada occidental es como bien muestra la analogía, puro fraude: lo se todo y lo puedo todo, pero en realidad ni se nada ni puedo nada… se trata sólo de decir justo lo contrario de como es el mundo, como ya denunció Nietzsche, y como estamos viendo en un mundo en donde los políticos mienten como bellacos.
    Por lo demás, como decía, occidente premia al objeto en vez de al sujeto. Y esto se traduce en gran ciencia, gran tecnología, grandes infraestructuras… ¡Eso es muy importante! Pero la Primera y la Segunda Guerra Mundial, junto con todas las anteriores y todas las posteriores, no se produjeron por escasez ontológica del “objeto”; si no por falta de inteligencia. Y eso es por lo que yo admiro a la filosofía, y eso es por lo que yo me pasé de ser físico a ser filósofo: porque ahora se que el problema de la humanidad no es de falta de materia, de falta de infraestructuras, de falta en definitiva, de eso en donde la ciencia es señora y reina: el objeto, la materia.
    La filosofía y el arte es admirable por lo que consigue con respecto al objeto: te refina, aumenta tu cociente intelectual de forma escandalosa, te hace más inteligente, te hace más sutil,… No es casualidad que el cociente intelectual medio de España sea menor que el de Alemania. En Alemania los políticos no pueden soltar las escusas que en España, porque la gente pensaría algo así como “¿Pero me está tomando el pelo?”. Y yo admiro a la filosofía porque nos hace más inteligentes y eso evita guerras, y eso evita crisis. Los países más atrasados de áfrica tienen una población con una media de inteligencia entre 60 y 70, cuando lo normal es 100. Y eso sin contar la Inteligencia emocional. Desde luego, la filosofía, la de verdad, no la de Fernando Savater, personajillo intelectualmente insignificante, nos hace más inteligentes, nos trasforma, transforma el sujeto (la humanidad que conoce) en vez del objeto (la naturaleza, suficientemente transformada y casi destruida). Por eso, la filosofía puede ser tan importante sin pretender desde luego resolver investigaciones que le corresponden a la ciencia (aunque hay un terreno ambiguo y por eso yo me peleo de vez en cuando con algún psicólogo…). Pero yo no lo dudo: la filosofía es el camino a una nueva humanidad. No viene de ahora, si no de hace 100.000 años, cuando los homos más inteligentes se pusieron las botas, y preñaron impresionando con su inteligencia a todas las mujeres. No es teoría, la ciencia me dice esto (revolución cognitiva), y desde luego, podemos comprender entonces por qué gente de intelecto vulgar quiere quitar la filosofía del colegio: saben que sus genes no tendrán nada que hacer en un mundo en donde la inteligencia prima sobre el dinero. Pero es nuestro destino evolutivo, y es un destino que no se puede cambiar. De esta crisis humana no se saldrá trasformando al objeto (mas infraestructuras y demás) si no al objeto (una humanidad más libre en su pensamiento profundo). Saludos, me encanta tu blog.

    • Muy grato leerte Erik, creo entender lo que planteas y de ser así, estoy completamente de acuerdo. En otro sitio sostenía que el problema del conocimiento parece ser más filosófico que científico, obviamente la observación y el razonamiento deben avanzar juntos, como una par de piernas. La “ambigüedad del terreno” en que se camina esta época es apasionante.

      Al final has puesto ‘objeto’ donde querías poner ‘sujeto’; quizás estamos alcanzando el momento que temía Einstein, en que la tecnología (desarrollo del objeto) sobrepasa nuestra humanidad. Si el conocimiento alcanzado hasta ahora no se invierte urgentemente en el ser humano para darle un sentido, tendremos una gran ‘generación de idiotas’.
      Afortunadamente cada vez son más los pensadores que advierten esta necesidad, ojalá la podamos resolver ;)
      Saludos.

    • Erik, bravo por tu comentario. Es un comentario que supera, con creces, la calidad misma del post. Este post es sencillo y escrito rápidamente por un tema tangencial que me ocupaba. Solamente pretendía generar debate y que se expresasen opiniones tan admirables como la tuya. Y no valoro la calidad del comentario por el hecho de estar de acuerdo absolutamente con él (cosa que jamás debe ser criterio para valorar algo) sino por la calidad de análisis intrínseca en el mismo. [El hecho de que hayas nombrado a Nietzsche, uno de mis filósofos favoritos tampoco está mal].

      Como digo estoy de acuerdo en la mayor parte de tu texto. Soy muy cientifista, soy científico y adoro la ciencia en sí, pero soy consciente de que trata al “objeto” y que es una visión materialista, cosa que también soy. Por ello que esté más cerca de este tipo de filósofos como Marx o el propio Nietzsche y su tratamiento de la fé. También es cierto hay que tener una mirada más en perspectiva, y ver que la ciencia ocupa el espacio que ocupaba antes la religión, por diferentes motivos, no sólo porque avance robándole explicaciones a ésta, sino también porque al ser productiva (producción tecnológica y económica) está al servicio del poder y se puede llegar al dogmatismo, como ocurre con la religión, y eso tampoco es bueno.

      Ello no quita que considere la filosofía como algo extremadamente útil para las tareas que tú mismo comentas. Sin filosofía de la ciencia, la ciencia está deshumanizada, en el sentido de lo que nos hace humanos: la razón, la contextualización, la extrapolación, la búsqueda de nuevos horizontes más alla de los hechos… etc.

      Filosofía y ciencia deben ir de la mano para enriquecernos como especie. Aunque a día de hoy la importancia de la filosofía esté despreciada por el simple hecho de que no es productiva en un sistema capitalista. No obstante es imprescindible para nuestra evolución.

      Respecto a la religión, que decir… Obviamente son engaños, mentiras, y memes faltos de todo tipo de veracidad probada. Utilizados a lo largo de la historia. Y no hay más que hacer sencillos estudios teológicos a nivel personal y riguroso para percatarse de ello… Pero no voy a entrar ahora mismo en esto. Es algo que realmente me agota, ya que la gente que tiene ‘fe’ no acepta empirismos ni argumentos de ningún tipo; sus argumentos no son permeables a la razón. Pero ahí es donde la filosofía puede ayudar también, no sólo la ciencia con sus devastadores argumentos, sino la filosofía, estableciendo los medios de obtención de conocimiento, recalcando los métodos falaces (tengo un post escrito sobre falacias en este blog), etc…

      Un saludo. Te agradezco infinitamente este gran aporte. Y me honra que consideres el blog interesante.

  8. ¡Hola Aníbal!

    En la clasificación de los distintos métodos que utiliza y ha utilizado el ser humano para tratar de adquirir conocimiento (con la que estoy esencialmente de acuerdo), te has dejado un apartado importante: el de las disciplinas no científicas que aportan conocimiento válido. El ejemplo más paradigmático es el de la historia. Se podría argumentar que ciencia es todo aquello que aporta conocimiento válido y concluir que la historia es ciencia, pero en mi opinión se puede y es conveniente hilar mucho más fino (a fin de cuentas, es la sutileza la que lleva indefectiblemente al progreso del conocimiento).

    Un saludo,
    Jose Brox

    • Hola Jose,

      es interesante lo que dices, pero bajo mi punto de vista, áreas como la historia, por ejemplo, no son ciencia, como tampoco lo son: el arte, el derecho, las ciencias políticas, económicas, etc… Todas estas parcelas del saber son “artificiales” bajo mi entender. Es decir, no aportan conocimiento sobre el mundo que nos rodea en sí mismo, sino sobre aspectos “culturales” del mismo. Sobre “saberes humanos”, opiniones, etc. La historia misma se basa en un cúmulo de recuerdos colectivos sobre hechos pasados. No aportan nuevo conocimiento sobre el Universo, sus componentes y sus leyes de forma global.

      Es por ello que no las considero ciencias ni fuente de conocimiento del medio.

      Es mi opinión.

      Un saludo.

  9. Hola Aníbal. Me gustaría centrarme en la segunda pregunta de tu artículo, que tiene por nombre: ¿Existe progreso en el conocimiento científico? La mayor parte de los seres humanos, estaremos de acuerdo al afirmar que estamos inmersos en una era de gran desarrollo y progreso científico y sus impensables aplicaciones tecnológicas. Sí, existe progreso en el conocimiento científico. Se puede decir, que la Ciencia construye sus increíbles andamiajes y pilares de conocimiento . Esto, explica porque las teorías científicas son descartadas y sustituidas por otras y los cambios de paradigma parecen indicar que la ciencia estaba equivocada. Aunque sí. El conocimiento científico continúa progresándose. La pregunta es, ¿hacia dónde nos dirige este progreso en el conocimiento científico? ¿Estará al servicio del ser humano o en su contra? Me viene a la cabeza una idea: ¿no será acaso momento de involucionar para continuar evolucionando? ¿Por qué tanto materialismo, ánimo de lucro, utilitarismo, parcialidad, interés…? Un saludo.

  10. *Se puede decir, que la Ciencia construye sus increíbles andamiajes y pilares de conocimiento a ciegas y a modo de tentativas…
    (Perdón: faltaba esto en el texto)

  11. No he tenido tiempo de leer todos los comentarios… y mi nivel no es suficiente (mejorará con las lecturas), pero tú texto se me antoja encantador y la discusión posterior ¡EXTRAORDINARIA!.
    Muy agradecido por decicar recursos (tiempo, web, etc.) a tus desconocidos lectores.
    Ya opinaré acerca del contenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s